Son una de las tradiciones más típicas de las Navidades británicas. Son unos cilindros de cartón con forma de caramelo que se ponen en las mesas de los banquetes navideños.  Se abren tirando cada uno de un extremo y dentro llevan cotillón, serpentinas, un regalito y un chiste.
 





Leave a Reply.